No se sabe a ciencia cierta quién descubrió la primera piedra de oro en la región. Solo se sabe que sucedió entre los años 1693 y 1698. En aquella época los exploradores vagaban por las montañas de Minas Gerais en busca de la legendaria Sierra de Sabarabucu. En esta búsqueda, un explorador anónimo tuvo curiosidad por averiguar de qué se trataban las piedras oscuras encontradas en el Rio Trioui. Resultando ser oro del mayor kilataje cubierto por una fina capa de óxido de Hierro.

Constatado su valor, comenzó la movilización. La fábula se creó en la imaginación de los aventureros que se adentraban en los bosques buscando la gloria; la cumbre del monte llamado Itacolumi a cuyos pies estaban las tan deseadas minas de oro.

Textos traducidos de Marcelo J. B. Resende.

Para conocer más sobre Ouro Preto, visite aqui